LA RUEDA DE AGOSTO

 

Hablar de situaciones paranormales, significa adentrarse en el pasado de fincas, que si bien pudiesen ser edificios contemporáneos, también los hay ruinosos que han sido remodelados para cubrir las grietas que dejan escapar en un silencio lúgubre, las voces de los que han muerto, ahí, gritos angustiantes que solamente algunos pueden escuchar, esos algunos que tiene la facultad natural para ser conducidos por una entidad, al lugar donde yacen sus restos, la esencia que deja una persona asesinada destruida del cuerpo, pero no así del alma.
Así son los entes, buscan un portal por donde encontrar un poco de luz, y ese portal es la mediumnidad, el camino abierto para dirigirse a los vivos, es el caso de Armando, propietario del bar llamado La Rueda, donde se han dejado sentir múltiples entidades, ectoplasmas con la energía suficiente para manifestar su dolor, Armando ha sido elegido por ellos, salen de su encierro para encontrarse con el. Por medio de la escritura automática le dicen dónde se encuentran.
Esto es lo que sucedió el viernes doce de agosto en el interior del bar, acudimos tres personas a verificar la presencia de entidades, y efectivamente, así fue, intente ponerme en contacto con Estela "la Chiquis" , entidad que menciono en mi libro, pero no respondió ella, sino una mujer llamada Trini, los rasgos de su escritura eran trazos violentos , que prácticamente rasgaron las paginas donde fueron plasmados, Javier , uno de los presentes, se mantuvo alejado de nosotros, decía sentir algo extraño en el ambiente que le ocasionaba temor.
Armando cerro los ojos con fuerza y ayudo con su energía para que Trini pudiera seguir escribiendo, el sudor helado que cubrió mi nuca y manos se fue extendiendo a todo mi cuerpo, hasta rodearnos a todos con la temperatura que iba descendiendo poco a poco.
La Rueda empezó a estremecerse, con sus viejos ladrillos y sus techos con cornisas antiguas, todo el edificio inició el desprendimiento de la energía negativa, acumulada ahí, tal vez desde sus inicios, treinta y siete años o más.
Muertos que ayudaron a fortificar La Rueda, muertos que con sus huesos sostienen los cimientos, energía liberada para darse a conocer, ectoplasmas con nombre, que ahora, como en un aviso apocalíptico, se levantan para salir de su oscuridad.
Esto es lo que dijeron las entidades, ante el asombro de los presentes, Armando, Javier, Iván, Gaby y yo, lo describo sin gramática, tal y como surge de la tinta, que al leer esto, pudiera ser más que tinta, la sangre de sus recuerdos.

"Trini soy Trini mujer sucia Rodolfo me mato con su arma soy Trini la guerita la que no duerme soy la que tiene agua en el cerebro mi tía me vendio con Isaac y me dolio mucho mi amigo Isaac mi dueño 1976 1976 1976 y mi cuerpo esta aqui abajo lleno esta de tierra yo tenia un hijo que se llama raul y esta vivo busco a mi hijo mi mama se lo quedo lo tengo que buscar ahora que estoy muerta aquí abajo sacame y saca mis huesos estan en los tubos de agua con barro por el agua sucia se fue mi sangre yo busco y toco todo ahora lupe, marta y lulu seran las que sigan con su vida a mis huesos no sufro ahora estoy cerca de la oscuridad son dos aquí pero abajo hay mas pero sacalos y dales la luz la sangre esta aun debajo de los muebles aun persiste la esencia de sus cuerpos limpia solo lipia son dos almas sucias por que dañaron"


VOLVER