El Apocalipsis


Cuando un niño se presenta rebelde, sus tutores lo castigan prohibiéndole disponer de lo que más le gusta; así es como funciona el sistema educativo de esta sociedad. Pero dichos tutores son tan ignorantes, que no quieren darse cuenta de que sus medidas únicamente sirven para un tiempo, pues esos niños se harán adultos y ya no los podrán contener como cuando eran niños.


El Apocalipsis —en griego significa: la revelación; es decir, quitar el velo que impide conocer la verdad— está próximo. Los tutores ya no podrán seguir prohibiendo aquello que les gustaba hacer a los niños (niños=seres humanos con capacidad de razonar), pues estamos entrando en la edad adulta (aunque para muchos parezca imposible) donde la verdad será abierta a todos.


Los grandes controladores de la economía mundial y por consiguiente de los recursos energéticos y de la libertad individual, ven peligrar su poder y capacidad de seguir controlando al mundo, por lo que han decidido que no es bueno que el ser humano conozca la verdad.
Es por eso que se están eliminando derechos sociales, derechos en atención sanitaria, en educación y aprendizaje correcto, y se están reprogramando las mentes más débiles —y desgraciadamente también las más abundantes— con el fin de que no deseen pensar. Es decir, inyectarles diariamente horas y horas de programas basura de Tv donde no tengan que pensar.


Hace mucho tiempo que ya se conoce el funcionamiento de la energía libre y de la propulsión por campos electromagnéticos de anti gravedad. Pero permitir que la población disponga de dicha tecnología tan avanzada, que supondría la total gratuidad en el consumo energético y por consiguiente la pérdida del control de los actuales “tutores” o poderes de facto, no está en los planes de dichos controladores globales.


Esta es la situación actual a grandes rasgos. El Apocalipsis está próximo, pero el tiempo necesario para que sea realidad sólo depende de ti. Cuando todos estemos dispuestos a conocer la verdad y a compartirlo todo, entonces, y sólo entonces, habrá llegado el Apocalipsis.

 

 

 

© 2013 - José Luis Giménez
www.jlgimenez.es

 

 

 

 

VOLVER