Carta a los Reyes Magos

 

Queridos Reyes Magos:


Este año he sido muy bueno, he obedecido siempre en todo lo que me han ordenado, no me he quejado apenas de nada… sólo grité una vez que recibí un pelotazo de un antidisturbios en un ojo y casi lo pierdo, bueno, ahora ya lo veo todo muy negro, y otra vez porque un guardia me puso una multa en mi viejo “seiscientos” por exceso de velocidad, al denunciarme, diciendo que iba a 120 Km. por hora, y resulta que lo tenía estacionado en un descampado porque me habían robado las cuatro ruedas, pero el abnegado agente insistió en que yo le quité las ruedas en un descuido suyo para despistarlo, así que como me quejé y reclamé, me retiraron el carnet de conducir por un mes. Bueno, al final no hay mal que por bien no venga, y como al retirarme el carnet no pude conducir, perdí mi trabajo y ahora, que tampoco tengo derecho al paro ni a ningún tipo de ayuda, porque solo trabajé 3 meses en un contrato por obra, y además tengo menos de 45 años y no tengo cargas familiares, me he dedicado a la cría del caracol. Pero hace una semana que recibí una denuncia por ir al monte  a recoger bolets (setas) sin tener la licencia pertinente, y es que toda mi vida había ido al monte y nunca me habían hecho pagar una licencia por recoger cuatro rovellons para hacerlos a la brasa con la butifarra, y como no he podido pagar la multa de exceso de velocidad, ni la multa por no tener la licencia para recoger setas en el monte y además, me ha denunciado el agente antidisturbios porque dice que le ofendí acordándome de su señora madre, ahora resulta que me embargan todos mis bienes, bueno de bienes poco… solo tengo un camastro que me dejó de herencia mi abuela, porque como no tengo trabajo ni recibo ayuda alguna, hace tres meses que no he podido pagar el alquiler del piso de ayuda social de 30 metros cuadrados (es decir, una habitación y un lavabo) que tuve la suerte de ser agraciado por el Excelentísimo Ayuntamiento, y ahora me han dado una semana para el desahucio.

Había pensado en robar un banco… y si tenía suerte igual sacaba para ir tirando un tiempo hasta que encontrase un nuevo trabajo, y si me pillaban, pues igual estaba bien, porque antes de estar en la calle, pasando hambre y frío, prefiero estar en la cárcel, comiendo caliente y durmiendo en una cama, pero no quiero dejar solo a mi fiel amigo, mi perro. Él es el único que nunca me ha abandonado y por él no quiero ir a la cárcel, porque si se queda solo, se moriría de pena y de hambre.

Sres. Reyes Magos, no pido mucho, solo un trabajo para poder comer y tener donde dormir con mi perro. Pero si esto no es posible, porque sé que hay millones de personas que están peor que yo, a cambio os pido que hagáis el milagro de concederles a nuestros gobernantes CONSCIENCIA, DIGNIDAD, HONESTIDAD, LEALTAD,  y sobre todo, un poquito de HUMILDAD y COMPRENSION, pues los que no trabajamos NO ES PORQUE NO QUERAMOS ACEPTAR LOS PUESTOS QUE SEA, es porque nadie nos quiere dar trabajo y si no tenemos para comer ni un lugar donde dormir, no es porque seamos vagos, ni maleantes o perros flautas, como dicen algunos, es sencillamente, porque nosotros somos parte del pueblo, no somos hijos de familias adineradas, ni tenemos otro medio para ganarnos la vida que trabajar. No sabemos robar, ni mentir, ni manipular. Si no fuese así, yo también estaría ahora disfrutando de una gran mansión o de unos cuantos millones en algún banco suizo.

Queridos Reyes Magos, confío en que haréis todo lo que esté en vuestras manos, pues si no es con un milagro, no veo la salida a esta crisis de valores, a la que los políticos le han puesto el nombre de “crisis económica”, imagino que porque no pueden ganar tanto como antes.


P.D.
Tened cuidado con los camellos, y ponedles chalecos reflectantes, pues la última vez que vinisteis por mi barrio, la policía los confundió con otro tipo de camellos y se los llevaron al cuartelillo.

Fdo.:
José Luis Giménez

 

© 2013 - José Luis Giménez

www.jlgimenez.es

 

 

VOLVER