¿Quién ha provocado la crisis en el País de las maravillas?


La “crisis” de este país no se ha debido a un exceso de gastos en la sanidad, ni tampoco en la educación; no ha sido causada por los salarios de los trabajadores, que son de los más bajos de la Unión Europea, ni tampoco por los mínimos derechos laborales que apenas defienden al trabajador; no la han provocado los pequeños ahorradores que perdieron sus ahorros en las “preferentes”; tampoco se debe a no poder pagar la hipoteca de la vivienda familiar, cuando se ha perdido el trabajo; ni tampoco se ha producido porque los ancianos no se hayan muerto enseguida, tal como sugiere la presidenta del F.M.I, Christine Lagarde; no ha sido causada por las ayudas a los parados de larga duración; ni tampoco por las ayudas a las personas con graves minusvalías; tampoco la han provocado las opiniones de los ciudadanos, publicadas en Internet; ni las huelgas o manifestaciones reclamando los derechos sociales eliminados…

Entonces… si nada de todo lo anteriormente relacionado ha sido la causa de la crisis, ¿por qué se ha recortado la sanidad, la educación, los salarios y los derechos laborales, se ha permitido que los bancos estafen a los pequeños ahorradores, se ha permitido que las familias sin recursos sean desahuciadas, se ha recortado las pensiones y se ha dificultado el acceso a las mismas para los futuros pensionistas, se ha eliminado las ayudas a los más necesitados y a las personas con gran minusvalía, se ha decretado una ley que impide la libre opinión y expresión, se limita el derecho a la reunión, manifestación y huelga y, en cambio, se ha ayudado a la banca y a los banqueros delincuentes con el dinero público, de esos contribuyentes a los que se les han “recortado” casi todos sus derechos?

Y en cambio… ¿Por qué no se les hace pagar la crisis a los políticos corruptos que han engañado al Pueblo, han abusado de su poder, han robado y expoliado a todo el país, han recortado o eliminado los derechos fundamentales otorgados al ciudadano por la Constitución?

Este país se parece más a “Alicia en el país de la maravillas”, donde todo funciona al revés: el ladrón juzga al honrado y al juez, y el Gobierno desgobierna y destruye el orden y la justicia, indultando al delincuente de guante blanco y castigando al padre de familia que busca dar el pan a sus hijos. Quizás no se trate del País de las maravillas, quizás simplemente se trate de un país de locos, de idiotas, o simplemente de insensatos. En todo caso,  lo que sí parece evidente, es que la “reina de diamantes”, se ha propuesto acabar con el reino.

Quizás ahora, prohibiendo al ciudadano que se manifieste, que se reúna o exprese su opinión, que no pueda gastar, ya que no tiene dinero ni trabajo para conseguirlo y gastar; que quien tenga un trabajo, aunque sea mal pagado, pueda ser despedido en cualquier momento sin causa alguna que lo justifique, con los impuestos más elevados para los que no tienen dinero para pagarlos, y muy reducidos o casi eliminados para los ricos que sí poseen el 99 % de la riqueza del país, así como condonando deudas millonarias de evasores y ricos defraudadores, ahora, sí se solucione la crisis.


© 2014 – José Luis Giménez
www.jlgimenez.es

 

VOLVER