¡Espectacular! ¡Escandaloso! ¡Increíble!


Dice el adagio que una imagen vale más que mil palabras; y es cierto. También existe un slogan en el ámbito periodístico que dice que: “No dejes que la realidad te estropee una buena noticia”. Una realidad que cada día vemos que es más manipulada por los medios que dependen de las noticias espectaculares para seguir vendiendo su producto.

Siempre se ha dicho que la información es poder, y sí, también estamos de acuerdo. Lo peligroso es cuando dicha información está sesgada, manipulada o totalmente falsa.

Los “Mass media” actuales, son utilizados preferentemente por los poderes fácticos para controlar a la plebe, para manipularla y para obtener grandes beneficios de toda índole. ¿Hay alguien aún que dude de lo dicho hasta aquí? Creo que no... Bien, sigamos.

¿Quién no ha leído una noticia en la prensa, donde se informa de un hecho punible, al cual se le otorga mayor relevancia del que posiblemente tiene, con el único fin de distraer la atención del lector, es decir, de la plebe que hay que mantener controlada? Y ¿Quién no ha comprobado cómo, tiempo después, aquella noticia tan espectacular, resultó ser un bulo, una mentira más, encaminada a servir de manipulación de la plebe?

Creo que la gran mayoría de personas que aún leen, han experimentado ambas situaciones descritas.
Y es que ya no se trata únicamente de saber leer o incluso de ser un asiduo lector de noticias publicadas en los medios. Ahora más que nunca, pues siempre ha existido la manipulación de las noticias aparecidas en los medios, es necesario saber distinguir una noticia real de otra falsa o manipulada. Y esta situación es posible, sobre todo y una vez más, a los poderes de facto, quienes se encargan de manipular la realidad.

Los poderes fácticos, léase Iglesias o religiones, partidos políticos, grandes corporaciones financieras y de comunicación, grandes compañías energéticas (luz, agua, gas, alimentación, comunicación y distribución) la burguesía, la clase “alta”, y un sinfín de organismos emparentados con las sanguijuelas, van a utilizar todos los medios a su alcance para que su estatus social no cambie para mal, es decir, que no exista una sociedad solidaria, justa, equilibrada, ecuánime y culta; sino que se siga manipulando a la plebe que no acepta su estatus inferior a los privilegiados miembros de la “élite”, que no desea seguir siendo los esclavos de sus amos, estos poderes fácticos, que desconfían de dichos poderes y les hacen frente con sus ridículas manifestaciones, que lo único que consiguen es hacer ruido y poco más, pero a los que hay que mantener bien controlados para que no se salgan del redil y sigan siendo ignorantes de la realidad.

Resulta muy preocupante ver cómo a los jóvenes se les está convirtiendo en una especie de ganado, al servicio de los poderosos, quienes utilizarán su juventud, su “divino tesoro”, para beneficios de los podridos cuerpos y deseos de los poderosos asquerosos.

La mente diabólica pensante reside en los poderes de facto, pero el Gobierno es la mano ejecutora de los caprichos inconfesables de dichos poderes fácticos. Un gobierno que para más INRI, es refrendado por una gran cantidad de ignorantes, que piensan que porque a ellos no los esclavicen como a los “pobres”, se van a librar de la mentira y la manipulación. Ja, ja, ja... ¡Ignorantes!

Fijaos sino en una cosa y haced la prueba. Mirad cuántas personas leen noticias como esta y cuántas aparecen leyendo un chiste sobre un cojo, un tartamudo, o una desgracia personal... ¡Increíble! ¿Verdad...? A la mayoría de esa plebe ignorante, sólo le interesa leer chistes o situaciones que a pesar de ser tristes y lamentables, a ellos les produce risa... cómo si el perder una pierna en un atentado terrorista tuviera gracia, o que alguien con problemas de dicción tuviese que ser toda su vida motivo de burlas y chistes. ¡Escandaloso!

Y qué decir de las noticias “espectaculares”. Lo espectacular es que un jugador de fútbol meta un gol desde el medio campo, o después de hacer tres regates, o que a un torero (matador de toros, nunca mejor dicho) se le den las dos orejas y el rabo...

En cambio, que una madre soltera o un padre, o simplemente una familia sin ingresos, tenga que buscar la manera de llevar comida a su casa para alimentar a sus hijos, eso no mueve dinero, ni consciencias; sobre todo a los políticos que viven muy bien con todos los chanchullos que han legislado para su bienestar personal.

Y no es que denuncie todo esto por rabia a hacia esos malos políticos, malos gobernantes y grandes corruptos, no. Ellos mismos lo han mostrado ante las cámaras de televisión, en los debates del Congreso o de los Parlamentos autonómicos, como ha ocurrido recientemente en Andalucía, donde la mayoría de “Sus Señorías”, rechazaron y abuchearon a una diputada que denunciaba y proponía un cambio en las remuneraciones de dichas Señorías, sobre todo en el periodo de vacaciones, en agosto, que no se “trabaja” en las Cámaras o en Navidad. La gran mayoría de “Sus Señorías” abuchearon a la diputada que denunciaba y proponía el ajuste económico, por solicitar que no se cobrasen dietas cuando no se está “trabajando” en el Congreso, Senado, etc.

Y a nuestros mediocres y corruptos gobernantes no se les cae la cara de vergüenza, por la sencilla razón de que nunca la han tenido. No saben lo que es tener vergüenza, ni necesidades básicas, ni tener que alimentar a hijos pequeños o no tan pequeños, porque sencillamente han preferido privarle al Pueblo de sus derechos, a reajustar sus ingresos desmedidos, injustificables en la mayoría de los casos y sobre todo ¡escandalosos!

Por eso los poderes fácticos necesitan lanzar noticias falsas y manipuladas, para poder seguir manteniendo al Pueblo en la ignorancia, ajenos a la realidad y sobre todo, distraídos; entretenidos con programas basura de televisión, con un mal llamado deporte del fútbol, donde los únicos que salen beneficiados son los jugadores que cobran cifras astronómicas sólo por saber dar patadas a un balón, junto a sus directivos; con la mal llamada y vergonzosa “Fiesta Nacional”, es decir, disfrutar viendo como un hombre mata a un toro en el ruedo, después de hacerle padecer un sinfín de torturas; o ya más de acorde a la tecnología actual, con los llamados videojuegos de última generación o incluso los que se incluyen “gratuitamente” en los teléfonos móviles.

Una táctica y técnica utilizada ya desde los tiempos de Nerón, con el tan recurrido “pan y circo romano”, pero con la diferencia de que ahora, ni siquiera hay pan para todos y mucho menos para tanto chorizo.

Desde esta minúscula tribuna, exhorto a quienes no quieran sentirse parte de esa “plebe” manipulada por los poderes fácticos, a que aprendan a distinguir la noticias reales de las manipuladas, vengan de donde vengan, pues se harán un gran favor a sí mismos y de paso podrán ayudar a los demás a ver la luz, y no estar siempre en las sombras, donde además, se paga un precio muy elevado por un servicio de luz que tampoco se percibe.

 

© 2017 José Luis Giménez
www.jlgimenez.es

 

VOLVER