¿Hay alguien con cojones por ahí…?


Cuando fui a hacer el servicio militar obligatorio, lo primero que nos dijeron a todos los reclutas, es que los cojones los teníamos que dejar fuera del cuartel, si queríamos acabar la “mili” sin problemas. Luego nos “convencieron” de que dejar los cojones en casa era lo mejor, pues cualquier acto de desobediencia al mando o a las ordenanzas militares, era un acto castigado con graves penas, hasta llegar incluso al consejo de guerra y la pena de muerte. Con esos “avisos”, muy pocos eran los que se atrevían a no dejar sus cojones en casa y plantarle cara al “sistema”.

Hoy día, en 2014 (36 años después), seguimos igual, bueno, en realidad no, ¡estamos peor! Sí, estamos peor, porque ahora no hay trabajo, como entonces sí había. Los avisos de que tenemos que seguir sin cojones ya están en vigor: La nueva Ley “mordaza” aprobada únicamente con los votos del PP y la oposición del resto de todos los partidos democráticos de la cámara de los diputados y el rechazo mayoritario por parte de la ciudadanía.

 Y encima nos gobiernan unos dictadores que además son unos incompetentes al 100%, pero claro, hay que decir en su favor, que han conseguido algo que antes no lo consiguió el otro gran dictador, y es que la gente ya no sepa lo que significa tener dignidad, y menos aún cojones.

Espero que dicha Ley “Mordaza” no sea con efectos retroactivos… porque entonces me veo de vacaciones en Soto del Real, con Don Luis “el Cabrón”.

Para quienes aún no se hayan enterado, les dejo un enlace que les aclarará muchas cosas:

 

© 2014 – José Luis Giménez
www.jlgimenez.es

VOLVER