LA EFECTIVIDAD DE LA HUELGA TRADICIONAL

¿Estamos actuando con efectividad? ¿Es efectiva realizar una huelga de transportes de la manera tradicional…?
Desde hace varios meses, los trabajadores y ciudadanos estamos protestando ante los gobiernos centrales, autonómicos o municipales, en reclamación de soluciones que ninguno de éstos es capaz de llevar a cabo debido a su incompetencia, y como único recurso se acude a la huelga “tradicional”.

Mañana día 23/11/2012, los transportes públicos de Barcelona van a hacer huelga. Una huelga tradicional, es decir: se pararán los servicios del transporte público o se limitarán en gran medida, con lo que se conseguirá que muchos trabajadores y usuarios en general no puedan hacer uso del transporte público. La inmediata consecuencia es que a los trabajadores en huelga, se les descontará el día de huelga no trabajado a un importe mucho mayor que el que perciben como día trabajado, además sufrirán el descontento de una parte de los usuarios que no los apoyarán y lo que es peor: les estarán haciendo un favor a la empresa de transportes, ya que ésta saldrá beneficiada con dicha huelga. ¿Y por qué digo esto?

En primer lugar, porque la empresa se ahorrará una gran cantidad de dinero en la nómina de los trabajadores, a los que les descontará el día de huelga con un importe tres veces superior al que se percibe por día trabajado.

Se ahorrará la parte correspondiente del pago a la Seguridad Social, así como de las Pagas extras y vacaciones.

Se ahorrará una gran cantidad de dinero en el gasto del combustible que no se habrá usado, así como en otros gastos de mantenimiento y de servicio.

Encima la empresa quedará bien de cara a los usuarios, pues la huelga la han provocado los “intransigentes trabajadores”, por lo que la situación les ha favorecido.

Los trabajadores japoneses, cuando quieren hacer una huelga para protestar ante el empresario, lo que hacen no es dejar de trabajar, sino todo lo contrario. Trabajan más, producen más para que aumente el stock. Esto produce que la empresa no pueda mantener el alto nivel de stock, ya que se trata de un capital que deja de ser circulante para acabar vendiéndose el producto a un menor precio.¡ESTO SI QUE PERJUDICA A LA EMPRESA! Pero en cambio el trabajador no pierde ni un solo día de su salario, ni perjudica a otros trabajadores.

¿Y qué pasa si trasladamos este sistema de huelga a la que se va a hacer mañana por los transportes públicos de Barcelona?
Supongamos que mañana los trabajadores del transporte público deciden hacer huelga, pero no de la manera tradicional, sino utilizando una nueva táctica que va a beneficiar a todos los trabajadores y a los usuarios. ¿Y cuál es esa táctica?

Bien, aquí viene mi propuesta: Los trabajadores anuncian la huelga, pero no van a dejar de trabajar, sino todo lo contrario, van a trabajar y si es posible con un mayor servicio, pero ahora viene la “táctica”: NINGÚN USUARIO VA A PAGAR EL BILLETE, ningún conductor, ni revisor, ni vigilante, va a exigir el billete a ningún usuario. De esta manera ningún trabajador ni usuario sale perjudicado, al contrario, ya que en estos tiempos de crisis a todos les irá bien ahorrarse unos euritos. A los trabajadores en huelga no les descontarán su salario, pues están trabajando. Y la empresa no solo no se beneficiará como sí ocurría en el caso tradicional, sino que además no tendrá el apoyo de los usuarios, quienes si apoyarán ahora a los trabajadores que protestan.

El trabajador que ha hecho este tipo de huelga habrá conseguido ser escuchado y además ser apoyado por el usuario, sin que le haya supuesto perder una gran parte de su salario. Y la empresa tendrá que avenirse a negociar con los trabajadores si no desea tener mayores pérdidas.

“Si siempre recorres el mismo camino, nunca descubrirás nada nuevo”

Ya es hora de cambiar la manera de hacer las cosas ¿A qué esperáis para hacerlo?

Hace mucho tiempo que las guerras ya no se hacen tirando piedras, ni lanzando flechas con un arco. Ahora hay que adaptarse a los nuevos tiempos y a las nuevas tácticas.


José Luis Giménez
www.jlgimenez.es


 

VOLVER