LA IDIOTEZ HUMANA COMO ESPECIE

Los libros de ciencia suelen representar al ser humano como a un ser animal racional, diferenciando a la propia raza humana por algunos pequeños aspectos morfológicos que la hacen dividir en otras tantas cinco razas o subespecies.

La verdad es bien distinta. En realidad sólo hay dos especies de seres humanos: Los líderes o clase elitista (no importa su morfología) y los idiotizados.

Pero aunque resulte paradójico, no son los líderes o miembros de la élite mundial los que procuran el bienestar social con su trabajo, esfuerzo o aportación… al considerárseles más aptos… No. Paradójicamente son los “idiotizados”, unos seres serviles, sumisos, amaestrados por los líderes elitistas para servir de mano de obra barata, de criados, de esclavos, o incluso de objeto de divertimento para la propia Élite, los que se encargan de obtener el sustento vital para toda la humanidad.

En realidad, la sociedad humana podría compararse con una comunidad de abejas o de hormigas… donde la reina es la encargada de perpetuar la especie, nutriendo a la comunidad de nuevos miembros, especializados cada uno de ellos en los puestos que requiere la sociedad. Y esto sería así, si los reyes, líderes o elitistas imitasen a la reina de las abejas o de las hormigas, por poner un ejemplo. Pero no, no nos engañemos. Ni siquiera interpretan dicho papel, más bien se les da mejor interpretar el papel de zánganos, esos individuos destinados a la importantísima misión de servir por una sola vez en su vida, de macho fecundador de la reina, y que una vez cumplida tan honrosa misión, sucumben felizmente.

Pero es que ni siquiera estos zánganos se parecen a nuestros magníficos líderes elitistas. La especie elitista humana no precisa sucumbir después de “haberse pasado por la piedra” ––nótese el lenguaje vulgar y barriobajero del autor, que denota no haber estudiado en un colegio de élite–– a la reina, a todo su séquito y a la guardia real si hace falta. La élite humana tiene el honroso deber de perpetuarse como especie superior utilizando todos los medios a su alcance, incluyendo la sangre y el fuego si fuese necesario. Aunque no hay que dramatizar. La Élite tiene otros medios mucho menos traumáticos y a la vez mucho más efectivos: Nos referimos a la EDUCACIÓN.

Sí, la educación, esa palabra maravillosa que pareciera que aporta libertad y conocimiento al individuo, al cual sustrae de la ignorancia. Pero… ¿esto es así…? La respuesta es un rotundo NO.

Desgraciadamente, el tipo de educación que la Élite proporciona a la clase obrera (nótese el símil con la comunidad de abejas) no tiene la menor intención de sacar de la ignorancia al sujeto en cuestión, sino todo lo contrario. La misión de la EDUCACIÓN impartida por la clase líder y elitista a la clase obrera, estriba en conseguir su total IDIOTIZACIÓN.

¿Se han preguntado Udes. el por qué los hijos de la clase alta, ––elitistas–– estudian materias diferentes al resto de los jóvenes pertenecientes a las clases más bajas? ¿Por qué los hijos de los líderes y elitistas ocupan todos los puestos de responsabilidad en los mayores organismos oficiales? ¿Por qué no existe fracaso escolar entre los hijos de los líderes elitistas? O ¿Por qué ellos nunca sufren ninguna crisis, ya sea económica o de cualquier índole?

¿Quieren saber más… o prefieren seguir mirando los programas basura de la televisión y los partidos de fútbol? Sí es así, posiblemente con Udes. ya no haya solución, pues la EDUCACIÓN recibida ha cumplido con creces su cometido.

Pero aún nos queda la esperanza de poder desechar ese tipo de EDUCACIÓN BASURA para nuestros hijos… a menos que nos guste la idea de que su única meta en la vida sea la de conseguir superar las diferentes etapas de los video juegos…

¿Cuántos jóvenes de más de 30 años han conseguido emanciparse de sus padres? Piensen… piensen… seguro que conocen a alguien que lo ha conseguido. ¿Y saben por qué los jóvenes no se emancipan a partir de los 18 años en que se supone que son mayores de edad? Pues muy sencillo; porque es otra manera de esclavizar a la clase obrera, a los IDIOTIZADOS.

Ahora ya sabemos que la raza humana se divide en dos especies: la Élite y los idiotizados. A Ud. le toca elegir si desea continuar con dicha diferenciación o por el contrario, cree que ya ha llegado el tiempo de que exista UNA ÚNICA RAZA Y ESPECIE HUMANA, sin importar el color, las ideas o la morfología de la persona.

Usted decide…

Saludos,

José Luis Giménez
www.jlgimenez.es
jlgimenez@jlgimenez.es

 

 

VOLVER