La lógica es la lógica ¿o sólo son “presuntas” apreciaciones?


Teniendo en cuenta de que una gran mayoría de políticos y grandes empresarios, banqueros y demás gentes adineradas, “presuntamente” tienen sus cuentas en Suiza u otros paraísos fiscales, y de que en las últimas encuestas sobre las tendencias de voto de los españoles, realizada el pasado 10 de noviembre del 2014, justo después de la “consulta catalana del 9N”, y a pesar de la más que pésima y vergonzosa gestión del Gobierno de Rajoy, sigue saliendo el PP como el partido con mayor intención de voto, sólo cabe una respuesta a la pregunta de “¿por qué el PP sigue teniendo la mayoría de intención de voto?”. La respuesta lógica para esta pregunta sería que: la mayoría de los españoles que les votan, son ricos o “presuntos” defraudadores. Por lo que España es un país de ricos, a pesar de que el salario medio anual de un trabajador sea el penúltimo de la UE, por delante sólo de Portugal, o lo que es lo mismo: los españoles somos los trabajadores que menos cobramos de Europa, aunque paradójicamente trabajemos más que el resto. Y esta conclusión es fácil obtenerla pues, si la mayoría de españoles votantes del PP son ricos o “presuntos” defraudadores, se entiende que la encuesta vuelva a dar al PP como vencedor en las próximas elecciones, ya que sería totalmente incomprensible que una mayoría de trabajadores a los que se les ha robado sus derechos sociales, laborales, constitucionales y hasta el derecho a morir dignamente, voten a quienes los está matando lentamente. Claro que siempre hay alguna excepción de pobres enfermos mentales que no saben a quienes votan ni para qué. Para muestra el caso de los ediles del PP que llevaron a votar a varios enfermos mentales que no eran conscientes de lo que hacían. Ver aquí:
http://www.ecorepublicano.es/2014/10/medicos-acreditan-la-demencia-de-los.html

No obstante, el mayor peligro que existe, es si en realidad, estos enfermos mentales no son únicamente los que llevaron los militantes del PP, sino gentes que nacen, comen, se reproducen y mueren como los animales de granja, sin que su importancia en la vida no sea más que la de servir de tontos útiles.


© 2014 – José Luis Giménez
www.jlgimenez.es

VOLVER