Los durmientes.

La vida tiene respuestas para todo… hoy mismo sin ir más lejos, abro el “Facebook” y me encuentro con dos mensajes en mi muro: uno me lo envía una querida amiga de hace años, que me conoce  bien, y me adjunta uno de los mejores poemas del gran Jorge Luis Borges. Y lo leo, y recuerdo que todo lo que él dice en su poema, yo llevo media vida intentándolo conseguir; y reflexiono, y digo en voz alta: con el tiempo y la experiencia, uno aprende a esperar; a estar disponible siempre que alguien a quien amas te necesita; a perdonar y olvidar los rencores, que no son más que piedras con las que cargamos nuestro equipaje, haciéndolo más pesado y difícil de llevar. Con el tiempo y la experiencia, uno aprende que no hay nada nuevo bajo el Sol, como ya nos dijo el gran Maestro; que todo se repite, como en la rueda del Samsara, que los errores no siempre sirven para aprender, y caemos una y otra vez en los mismos, hasta que la deidad se apiada de nosotros y nos abre los ojos de la consciencia, para que dejemos de estar ciegos. Con el tiempo y la experiencia, nos damos cuenta de que no vale la pena entablar una batalla a muerte, por conseguir algo material que la propia vida nos va a arrebatar cuando la dejemos. Con el tiempo y la experiencia, aprendemos que nos hemos dejado media vida en el camino, y que por mucho que lo intentemos, nunca podremos conseguir limpiar dicho camino de piedras. Con el tiempo y la experiencia, acabamos muriendo de viejos, y lo malo no es morir de viejos, lo malo es no haber vivido la vida, temiendo llegar a viejo.

Luego he visto el otro mensaje en mi muro, enviado también por una querida amiga, y éste indica el enlace de una joven chica poco agraciada… ¡qué digo poco!, según dicho mensaje dice que es “la mujer más fea del mundo”, pero la noticia no es que dicha mujer sea fea, no. Lo que nos muestra esa noticia, es que la Naturaleza sabe equilibrar convenientemente a cada ser, y es así como dicha mujer, calificada como la más fea del mundo, “nos enseña cómo usar la negatividad a nuestro favor”.

"He tenido una vida difícil… Dejaré que sean mis metas, mi éxito y mis logros quienes me definan, y no mi apariencia externa".

"Usa la negatividad en tu vida para convertirte en mejor persona. Te garantizo que saldrás ganando”.

"Puedo comer absolutamente lo que quiera, cuando quiera y no aumento de peso. Voy a cumplir 25 años en marzo y no he pesado más de 64 libras en toda mi vida".

Aunque no ha sido diagnosticada, expertos opinan que puede tratarse de una forma de Síndrome Progeroide Neonatal, una condición que causa envejecimiento acelerado y pérdida de grasa en el rostro y el cuerpo.

Así es, “la mujer más fea del mundo” sabe sacar provecho de aquellas cosas negativas que forman parte de su vida, para disfrutar de algo que no pueden hacer una gran parte de las personas. Y esto me lleva a reflexionar que si lo miramos así, con total seguridad que, la Naturaleza, sabrá aportar el equilibrio necesario a tanto “durmiente”.

 

© 2014 - José Luis Giménez

www.jlgimenez.es

 

 

VOLVER