Mi "Viaje".

 

Lo prometido es deuda. Bien, os cuento parte de mi viaje:

Como muchos de vosotros ya sabéis, existen otros mundos, pero están en este. Lo que a veces creemos que es un sueño o una ilusión, en realidad no lo es. Los mayores descubrimientos de la Historia del Ser humano, se han producido gracias a poder y saber conectar con esos otros mundos.

Es cierto que existen diversas técnicas para conectar con los mismos, desde la toma de alucinógenos y elementos psicoactivos, que desde luego he hecho uso, hasta los trances llamados místicos.

Cualquier sistema o técnica es válida, ya que como dice el adagio: “Todos los caminos llevan  a Roma”.

El estado anímico del sujeto dispuesto a realizar esa transformación de su estado de consciencia, es primordial para obtener uno u otro resultado. De ahí que, cuando la mente está libre de preocupaciones, o en su defecto, éstas han sido bloqueadas por algún otro elemento, aun siendo tóxico (por ejemplo el alcohol), la ingesta de otras sustancias psicoactivas, van a provocar un estado alterado de la consciencia, en el que la conexión con otras entidades (de todo tipo), variará según el estado de ánimo, abriéndose un abanico de posibilidades que van desde la conexión con entidades elementales, hasta seres elevados.

La tradición chamánica ya lo explica desde sus orígenes, y son los chamanes de la Tunga siberiana, los primeros en descubrir dicho fenómeno.

Estos chamanes, aprendieron a viajar en el tiempo, o mejor dicho, a observar el acontecer a través del tiempo. Y es a través del tiempo que ellos se conectan con sus pares de otras Eras. Y es que en realidad, el tiempo no existe fuera de nuestro mundo físico tal como lo entendemos. Lo que llamamos “Eternidad”, no es más que la ausencia de tiempo. Por eso, desde la Eternidad, es posible acudir a cualquier parte del tiempo. Pero este no es el caso más preocupante para el chamán que ha viajado en el tiempo. El verdadero chamán, sabe que no tiene que alterar la línea del tiempo que ha visitado, pues ello conllevaría la creación automática de otro “multiverso” paralelo al modificado.

Para que me entendáis mejor: todos sabéis lo que es el disco duro de un ordenador, es decir, la memoria. Pues bien, como sabéis, se puede hacer tantas copias exactas de un archivo, como la capacidad de la memoria del disco duro os permita. Lo que viene a decir que, desde un original, se podrán crear tantas copias como se desee, y éstas a su vez, ser modificadas en su totalidad o en parte, pasando a ser otro archivo diferente, a pesar de ser en origen, la copia exacta de otro archivo ahora diferente.

¿Y por qué os cuento todo esto…?

Pues porque nadie es tonto, aunque algunos lo parezcan. En realidad sucede que han sido engañados y manipulados; se les ha adoctrinado o “educado” (aunque me gusta más la palabra amaestrado), para que únicamente piensen en una dirección, para que únicamente circulen por una única carretera, en definitiva, para que dejen de ser Seres humanos y sirvan únicamente como ganado.

Esto lo puede “ver” cualquier chamán, e incluso una persona que no esté totalmente dormida y sepa reconocer lo que significan los acontecimientos.

Es cierto que no hay peor sordo y ciego que aquél que no quiere oír ni ver, y en verdad que no hay nada que hacer con éstos. Pero mi mensaje va igualmente dirigido a todos, porque nunca hay que perder la esperanza. Los milagros existen, aunque los tengamos que hacer nosotros, con nuestra fe y nuestro esfuerzo, pues los dioses no hacen milagros.

Dice la máxima que: “Una imagen vale más que mil palabras”. Yo no puedo mostraros las imágenes, pues para ello habría que compartir la misma situación que he vivido y experimentado, pero creo que vosotros sí podéis verlas a poco que lo intentéis.

Es momento de llegar a buenos acuerdos, entre todos, para evitar el colapso de esta sociedad, y cambiarla en el sentido de que impere la justicia y la solidaridad. Si esto no se consigue, este mundo físico tal como lo conocemos será un infierno, donde el de Dante, parecerá un cuento de niños.


© 2 enero 2016 José Luis Giménez

www.jlgimenez.es

 

 

 

VOLVER