Las tradiciones en Semana Santa

La tradición no tiene porque ser consecuente con la razón... ni siquiera estar basada en una verdad.

Es cierto que hay tradiciones que matan... tanto a animales como a personas, y también que sirven como sucedáneo de las medicinas llamadas psicoterapéuticas; tranquilizantes, antidepresivas o ansiolíticas, por poner un ejemplo.

Pero lo que realmente anula la personalidad, la capacidad de racionalizar los hechos, o lo que se ha venido en llamar "libre albedrío", son las tradiciones religiosas. Esas tradiciones que se continúan en el tiempo, transmitidas de padres a hijos, basadas en dogmas interesados de fe, de una fe que es impuesta de alguna manera.

No voy a referirme únicamente a la Semana Santa Católica, pues existen ejemplos más descriptivos en otras confesiones, como por ejemplo la musulmana.

El "Sistema" ha sabido como mantener controlado al público, y las tradiciones religiosas no son más que una de las técnicas que han sido utilizadas para ello con mejores resultados.

El Dios creado por el Hombre ha dado resultado al "Sistema". Como si de una jerarquía piramidal se tratase, vemos como santos, santas, vírgenes, y toda clase de iconos religiosos, sirven de mediación entre el Hombre y Dios. Un Dios unipersonal, creado en exprofeso a imagen y semejanza de quienes fueron sus verdaderos creadores: la "élite" de poderes fácticos.

Pero a veces, las intenciones retorcidas de dicha "élite", no cuenta con otros factores que parece despreciar: como es la verdadera fe. El poder de creer ciegamente, con total confianza. No importa en que se crea... "cree y crearás". Y es en esta ley universal que todo adquiere un color diferente; pues el individuo ya no está sujeto a tradiciones, ni a dogmas de fe, sino que basa su fe en sí mismo, en su capacidad de conectar directamente con la fuente original, llamémosle Dios o energía Universal, tanto da, pues el significado es el mismo.

Cuando llegue el momento en que el público sea consciente de que para conectar con Dios o la Fuente Original Universal, ya no precisa de imágenes religiosas, ni de dogmas de fe, así como tampoco de mantener tradiciones absurdas, que para lo único que sirven es para mantener al ingenuo en la inopia, posiblemente llegará el momento de conocer la Verdad... y por tanto, de sentirse totalmente libre.

 

Saludos,

José Luis Giménez
www.jlgimenez.es
jlgimenez@jlgimenez.es


 

VOLVER