Y líbranos del mal… amén.

 

Desde hace unos años, en concreto desde que los españoles accedimos a tener una “democracia” (aunque ésta fuese descafeinada, a pesar de hacer célebre la frase de “café para todos”), los centros de salud o “manicomios”, tal como eran llamados hasta entonces, abrieron sus puertas para que, los enfermos mentales diagnosticados y aquellos que, aunque también lo fueron, no lo estaban, pudieran por fin disfrutar de la libertad. Una libertad a medias, incompleta si se prefiere, pero libertad al fin y al cabo.

Quizá por esa libertad mal entendida, muchos de nosotros, seguimos sintiéndonos “locos en libertad” y, en nuestra locura, creemos haber superado la etapa de la esclavitud del ser humano por el propio ser humano ¡craso error!

La verdad es que simplemente se han cambiado algunas palabras, y donde antes se decía “eliminación de derechos básicos”, ahora se llama “recortes provocados por la crisis”.

¿Pero a qué crisis se refieren cuando realizan dichos recortes en su nombre…?

El españolito de a pie, es decir, el trabajador por cuenta ajena, el “currante”, el explotado hasta la saciedad, e incluso el trabajador autónomo que ahora prefiere llamarse “pequeño empresario”, no acaba de enterarse que es eso de la crisis… eso si, por culpa de la maldita “crisis” nos han “recortado” los derechos sociales: la sanidad, la educación, las ayudas sociales, etc. Han subido los impuestos directos, los indirectos y aquellos que aun no existiendo, ahora aparecen como el conejo del mago lo hace de la chistera.
Y asistimos compungidos a una serie de acusaciones mutuas entre los diferentes presidentes de las otras tantas autonomías del Estado español, incluyendo, ¡como no! al propio presidente de la nación.

•  ¡Tú eres un inútil…! -le dice el uno al otro.

•  ¡Pues tú más… -le responde el ofendido.

•  No, tú eres un inútil e incompetente… -le vuelve a decir el primero.

•  Pues ¡anda que tú… no llegas a mediocre! – le responde el segundo.

•  Pues tú has recortado más que yo… así que ¿a ver quien es más inútil?

•  Yo he recortado porque tú no me pagas lo que tenías que pagarme…

•  Pero si hasta has puesto una tasa por las recetas del médico…

•  ¿Y qué esperabas… que volviese a implantar el impuesto del patrimonio a las grandes fortunas… que les aumentara el impuesto por beneficios a los bancos…?

•  ¡No eso no, no llamemos al mal tiempo…! pero sigues siendo un inútil…. ¡mira que amenazarme con marcharte…! Si ni el barça quiere dejar de jugar en la liga…

•  Bueno, así os joderá más que la gane un equipo extranjero…

•  ¡Venga Arturo, déjate de monsergas…! ¿O prefieres que haga caso al Alejo y llame a un general de la Guardia Civil para que os haga una visita con los nuevos tanques que hemos comprado a Alemania…?

•  ¡No me hables del Alejo… ese tío sigue pensando que estamos en el 36…!

•  ¡Ah...! ¿Pero no estamos en el 36…?

•  ¡Ya vale Mariano…! Si sigues así, os quitaremos al Cristiano Ronaldo… ya lo hemos hablado con el Tito y dice que va a aprender portugués para poder darle bien claras las instrucciones…

•  ¡No me jodas Arturito…! ¿cómo vas conseguir que se lleven bien Messi y Cristiano…?

•  No te preocupes… Urdangarín se va a hacer cargo de las relaciones públicas…

•  ¡Pero si está imputado…!

•  ¿Y qué…? también están los del caso Gürtel y al paso que va la cosa, antes nos jubilamos con una buena pensión vitalicia en Suiza…

•  Pues sí, mira, en eso llevas razón… y eso que yo no hablo catalán en la intimidad como Aznar.

•  Bueno, decídete ya de una vez… ¿Me vas a dar el concierto económico como a los vascos o no…?

•  ¡Qué dices…! ¿te has bebido una botella entera de ratafía o qué…? ¡Los vascos son los vascos…! ¡No me jodas, que ahora la cosa está muy tranquila!

•  ¡Pues te vas a enterar! Ya tengo preparado toda una batería de spots publicitarios que va a poner a la gente a punto de estallar. ¡Ah, y para que lo sepas antes que nadie… adelanto las elecciones, así que despídete de conseguir un escaño en el Parlament de Catalunya!

•  ¡Como me jodas los escaños, ya te puedes despedir de favores personales…!

•  Es igual, seremos una república… como en Ikea. Así que te puedes guardar tus “favores”.

 

Y así se pasan las dos horas que tenían previsto dedicar a una reunión en la que se iban a tomar medidas para buscar una solución a la “crisis”, y cuyos mejores argumentos los han agotado con los mutuos piropos que se han transmitido.

¿Y ahora qué…?

Pues lo que suele suceder cuando dos se pelean: ambos acaban con los ojos morados de los puñetazos, eso si la cosa no llega a más…

Y hablando de mas, no estaría de más, que se replantease su puesta en escena, pues ha dejado claro que no se ha aprendido el papel que tenía que interpretar, y encima parece que está sordo del oído izquierdo, pues no escucha nada de lo que le dice el apuntador, cambiando el diálogo y diciendo las frases fuera de tiempo.

 

El presente escrito no es más que una dramatización de unos hechos cuyo parecido con la realidad es mera coincidencia.

 

© José Luis Giménez

www.jlgimenez.es