PERCEPCIÓN

 

La visión del mundo que tú tienes determina que sucede en tu vida. Tus ideas, creencias, valores, prejuicios, experiencia y actitud modelan tu visión de como funciona el mundo. Como dijo Buda: "Somos lo que pensamos. Todo lo que aflora en nosotros provine de nuestros pensamientos. Con nuestros pensamientos hacemos el mundo". De manera que por eso es tan importante aclarar tu visión. A veces creemos que tenemos claridad en lo que queremos pero más tarde descubrimos que fuimos guiados por nuestras emociones y deseos más que por lo que es apropiado o necesario bajo determinadas circunstancias. "La transformación de la actitud es el primer principio. Observa tu estado mental. Elimina la agresión, baja la velocidad. Agresión y velocidad son los dos peligros de la época". El aconseja que los pensamientos afloren y se asienten. Después de que haya claridad. "No se trata de pensar sobre el asunto, se trata de vigilar los pensamientos". Alto estrés, tensión y preocupación son los subproductos de nuestra capacidad de generar demasiada conversación mental. El Budismo tiene una definición de la mente más amplia que nosotros en occidente, y que deberíamos aceptar. Existe la esperanza, y la solución se encuentra en nosotros mismos. Si aceptamos disminuir la velocidad, sentarnos calmadamente, eliminar la agresión y ser amables con nosotros mismos, comenzaremos a disipar los obstáculos. Date un recreo. La naturaleza de la mente es tal que ella encontrará su estado de equilibrio; todo está en la mente; la inspiración esta ahí, junto a la sabiduría se encuentra la confusión. La mente es la raíz de todo. Perfecciona la benevolencia a fin de dominarte, de entender.

La meditación es remover el desorden innecesario, clarificándote a ti mismo. Igual como el agua se torna cristalina cuando se aquieta, lo mismo es verdad con nuestra mente. La elección es tuya. El Buda, el Cristo esta en nuestro interior y tú sólo debes alejar las nubes en tu mente para obtener un cielo abierto a una conciencia inspiradora. De acuerdo a la filosofía budista, la claridad es el estado innato de nuestra mente y es el pensamiento quien la oscurece. Depende de ti mantener todos tus pensamientos junto a ti Cuando tengamos problemas para liberar un pensamiento es útil usar la técnica meditativa de retornar la respiración. Enfocándote en respirar, inhalando y exhalando, el pensamiento es liberado naturalmente y podemos comenzar de nuevo. Tu puedes hacer esto en cualquier momento y lugar: en la oficina, el auto, la sala de reuniones o el baño, o cuando compras mercaderías. Si fuera una píldora, este ejercicio estaría en la lista de las curas más efectivas para la hipertensión que la ciencia haya descubierto. Cuando tengas claridad acerca de tu intención como un camino en ti mismo, propósito alineado y rítmico en tu trabajo, la magia aparecerá. La gente aparece, afinidad de proyectos emergen, y surge de improviso ayuda desde los lugares más inimaginables. Lo que necesitas hacer para tu visión, se transforma en realidad concreta debido a la natural atracción que ejerce tu claridad de propósito, lo que crea la energía concentrada. Tu propio encanto por la vida y el trabajo naturalmente te llevarán hasta ahí, en donde cualquier cosa es posible y la vida ya no es definida bajo las limitaciones normales. Tu puedes sentir el futuro que se desarrolla en forma continua y relajada, seguro de que la intención de lo que haces es la acción correcta en el momento perfecto.

Del libro: True Work: The Sacred Dimension of Earning a Living. Justine Willis y Michael Toms.

 

VOLVER