Silenciar sonido de fondo / Reproducir sonido de fondo 

 

SIURANA

El último reino de Taifas

Siurana o Siurana de Prades, localidad agregada al municipio de Cornudella, en la comarca del Priorato, en Tarragona.

Asentada sobre un enorme peñón de roca caliza y rodeada por el torrente del Estopiñá, ofrece una magnífica panorámica del valle del río Ciurana y su embalse, lo que la convierte en una de las poblaciones más bellas de Catalunya. Entre sus paisajes naturales destacan formaciones rocosas como la peña gemela de la Siuranella, el Salto de la Reina Mora o la Trona, y los acantilados de Arbolí, frecuentados por aficionados a la escalada. Siurana está flanqueada por la sierra de Montsant, y por picos como el de la Gritella (1.089m) y el de Gallicant (1.028m).

En Siurana se puede visitar la iglesia de Santa María, edificio románico de una sola planta del siglo XII, con una notable portalada lateral. También pueden hallarse algunos vestigios árabes, como los restos del castillo del walí Almira Alemoni. De hecho, Siurana fue el último reino de taifa en ser reconquistado de toda Cataluña, en 1153.

Los orígenes de Ciurana de Tarragona se remontan a la prehistoria. Pese a que no se conocen restos de construcciones de esa época, en la zona de Siurana se han hallado, a partir de 1909, restos de un taller de sílex con hachas de piedra pulida, puntas de flecha, fragmentos de vasos campaniformes y materiales de bronce. Según el prestigioso arqueólogo Salvador Vilaseca, Siurana fue un taller de hojas, es decir, láminas largas y estrechas, de sección triangular o poligonal, con una cara inferior más o menos plana. Respecto a la cronología del yacimiento, puede estar datada hacia el II milenio a. C., con orígenes tal vez anteriores, llegando a alcanzar la Edad del Bronce.

Los musulmanes penetraron en la península Ibérica el año 711. En 714 ya estaban instalados en lo que actualmente es Cataluña, siguiendo las antiguas vías romanas como itinerario de conquista. La ocupación efectiva del territorio se realizó de forma progresiva, ya que es posible que la primera población musulmana fuese nómada, y no se asentara definitivamente hasta mediados del siglo IX. El territorio de Ciurana de Tarragona no empezó a tener importancia hasta el siglo XI, cuando se convirtió en una defensa de primera línea del Islam, principalmente a partir de mediados de siglo, a causa de los primeros intentos del conde de Barcelona, Ramón Berenguer I, de ocupar la ciudad de Tarragona, cosa que provocó la retirada de los musulmanes hacia fortificaciones más seguras en las montañas, retirada definitiva que no tuvo lugar hasta que el conde Ramón Berenguer II hizo un primer intento serio de restaurar la sede de Tarragona, a finales del siglo XI. La situación estratégica de Siurana era muy importante desde el punto de vista militar, y retrasó durante mucho tiempo el avance cristiano.

Las montañas de Prades y buena parte del Priorato conformaban una marca fronteriza organizada en torno al castillo de Siurana. En esa época, a cada castillo le correspondía un vasto territorio con el mismo nombre que el del castillo y que casi siempre se trataba de un topónimo pre-musulmán (en el caso de Ciurana, del latín Severiana, pasó a Xibrana -árabe- y finalmente, a Ciurana de Tarragona). Según un documento de 1154, los musulmanes de Ciurana de Tarragona afirmaron a los cristianos conquistadores que habían estado ocupando ese enclave por espacio de 284 años. Si esta noticia fuera cierta, la Ciurana de Tarragona sarracena se formó el año 869, fecha hipotética pero probable.

El castillo de Ciurana de Tarragona era el centro de la vida del extensísimo territorio situado bajo su control: buena parte de la actual comarca del Priorato, así como también del Bajo Campo, el Alto Campo, la Cuenca de Barberà y Las Garrigas. El territorio estaba organizado en alquerías, como La Morera de Montsant u otros dominios privados de mayor o menor entidad, y poblaciones como Cabacés, Albarca, Margalef y tal vez Falset.

El 17 de febrero de 1146 Berenguer Arnau recibió el castillo y la villa de Ciurana de Tarragona. Esta donación permite suponer un primer intento de conquista de las montañas, que seguramente fracasó, si es que se llegó a intentar. Ciurana de Tarragona se situaba en un lugar prácticamente inexpugnable en aquella época, y probablemente el conde prefirió conquistar lugares con más importancia política y económica. Tarragona fue conquistada en 1118, pero hasta 1146 no se da un verdadero proceso de ocupación del territorio. Tortosa, por su parte, fue conquistada en 1148, y Lérida en 1149. En 1151 los cristianos habían rodeado todo el valiato de Ciurana, quedando la población recluida y rodeada por los cuatro costados. Su caída era solo cuestión de tiempo.

La ocupación de los territorios de Ciurana de Tarragona comenzó el año 1153 y el asedio fue dirigido por Bertran (Beltrán) de Castellet. La fecha exacta de la conquista del castillo no es segura: algunos la fijan el 29 de abril, día en el que el Conde de Barcelona atorga una carta de población a Bertran de Castellet; otros la sitúan el 23 de noviembre del mismo año; y otros el 12 de julio de 1154. En cualquier caso, es seguro que en el mes de septiembre de 1154 Siurana ya llevaba un tiempo en manos de Bertran.

El carácter casi épico de la conquista del último reducto musulmán dio lugar a leyendas como la de la Reina Mora.

La leyenda de la Reina Mora

Cuenta la leyenda que cuando Siurana era del dominio de la reina mora Abd-el-azia, los cristianos, liderados por el señor de Tarragona Amat de Claramunt, incapaces de conquistar la población, se sirvieron de las artimañas de un traidor judío, que les ofreció la entrada al castillo. Los cristianos penetraron y mataron a casi toda la población, pero Abd-el-azia, segura de su fortificación, celebraba mientras tanto una fiesta en una de las salas del palacio con la nobleza del lugar. De repente, una flecha entró por la ventana, y se clavó en la mesa. La reina, envuelta en el pánico general y viéndose derrotada, subió a su caballo blanco y se dirigió al precipicio cercano. Perseguida por los cristianos y para evitar que el caballo por instinto se detuviera ante el abismo le tapó los ojos, pero el animal, al darse cuenta del peligro, quiso parar y clavó sus patas en el suelo, de modo que quedó la huella de su herradura en la roca. Otros dicen que las marcas de herradura son del impulso que tomó antes del salto. Sea como sea, la tragedia fue inevitable y hoy en día puede verse clavada en la roca la huella del caballo en el lugar que se denomina el Salto de la Reina Mora. (Wikipedia)

© 2013 – José Luis Giménez
www.jlgimenez.es

 

 

 

 

 

Plano del castillo de Siurana
Leyenda sobre el Castillo de Siurana
Ruinas del castillo de Siurana
Pantano de Siurana
Ruinas del castillo de Siurana
Ruinas del castillo de Siurana
Sierra del Montsant
Acantilados de Arbolí
Acantilados de Arbolí
Sierra del Montsant y Acantilados de Arbolí
Entrada al pueblo de Siurana
Acceso al pueblo de Siurana
Se ruega no entren vehículos al pueblo
Casas del pueblo de Siurana
Casas del pueblo de Siurana
Casas del pueblo de Siurana
Plaza de la villa
Casas del pueblo de Siurana
Casas del pueblo de Siurana
A la memoria de M Josep Salvat
Ffachada principal de la iglesia S. XII
Lateral de la iglesia y sarcófago de caballero S. XII
Interior de la Iglesia
Pila agua bendida
Interior de la iglesia
Interior de la iglesia
Pórtico principal de la iglesia S.XII
Lápida de un caballero templario
Pórtico principal de la iglesia S.XII
Jambas y capiteles con motivos inusuales para su época
Mazorcas de maíz y tomates representados en las jambas y en los capiteles
El maíz no se trajo a Europa hasta el siglo XV. Esta iglesia es del siglo XII y ya tenía la mazorca y tomate.
Tímpano de la iglesia con un Cristo sin cruz
¿Maiz y tomates en el siglo XII?
El maíz no se trajo a Europa hasta el siglo XV. Esta iglesia es del siglo XII y ya tenía la mazorca y tomate.
¿Maiz y tomates en el siglo XII?
El maíz no se trajo a Europa hasta el siglo XV. Esta iglesia es del siglo XII y ya tenía la mazorca y tomate.
Casas del pueblo
Antigua cruz cátara
Jardín junto a la iglesia
Dolmen
Lateral de la iglesia y campanario
Lateral de la iglesia y campanario
Monumento a la reconquista de Siurana
Conjunto monumental e iglesia y campanario
Pantano de Siurana - vista desde la iglesia
Pantano de Siurana
Ruina del castillo de Siurana
Iglesia y campanario - ruinas castillo
Pantano de Siurana
Conjunto monumental e iglesia
Pantano de Siurana - vista desde el lugar de donde saltó la reina mora.
Placa conmemorativa 800 años de la reconquista de Siurana
Iglñesia y campanario
Mesa redonda (medieval)
Anillas para sujetar a los caballos
Fachada principal iglesia
lateral iglesia y sepulcro caballero
Casas del pueblo
Abside de la iglesia
Abside de la iglesia
Abside de la iglesia
Entrada al cementerio
Interior del cementerio
Interior del cementerio
Muros de antiguas casas del pueblo
Homenaje a Josep Iglesies (Geógrafo) - 4 puntos cardinales.
Casas del pueblo
Vista de la iglesia, campanario y ábside
Vista de la iglesia, campanario y ábside
Vista general de la iglesia, campanario y ábside
Vista general de la iglesia, campanario y ábside
Vista general del pantano de Siurana
Ruinas del castillo de Siurana
Vista general pueblo de Siurana
Vista general pueblo de Siurana
Sierra del Montsant
Vista general pueblo de Siurana
Vista general pueblo de Siurana
Casas del pueblo
Calle principal del pueblo
Plaza de la Villa
Calle principal del pueblo
Calle principal del pueblo
Calle principal del pueblo
Calle principal del pueblo
Acantilados de Arbolí
Plaza de la Villa y calle mayor
Plaza de la Villa y calle mayor

Calle principal

Vistas general al pueblo de Siurana
Camino al castillo de Siurana
Acantilados de Arbolí
Acantilados de Arbolí
Acantilados de Arbolí
Acantilados de Arbolí
Acantilados de Arbolí
Acantilados de Arbolí
Sierra del Montsant
Vista del pantano de Siurana desde las ruinas del castillo
Nacimiento del pantano del Siurana
Pantano de Siurana